domingo, 29 de mayo de 2016

LA IMPOSIBLE VIDA MILONGUERA DE TINO Y TITA BUM

Eran la pareja de moda en todas las reuniones milongueras.  Destacaban en cualquier evento donde sonara tango y hubiera pista ya fuera presentación en libros, de películas, de pasos, exhibiciones, ágapes, vernisages con bailongo, bautizos, inauguraciones  y cualquier porquería artística con
rebordes fileteados. Los primeros en llegar y los últimos en irse. Y viceversa. Provocando comentarios e incredulidad entre testigos poco fiables. Tal era su constancia y asiduidad que decían haberlos visto al mismo tiempo en diferentes milongas.  Tita y Tino Bum, una pareja de seres estrafalarios que sin bailar bien estaban en boca de todos por su excentricidad, rayana en la locura. "Tita estuvo ahí con su vestido rococó de voladitos en el que picoteaba un colibrí amaestrado",   "Tino vino a comprarme un choripan y el chimichurri le chorreó desde los tiradores fantasía por los pantalones apelmazados arruinándole la cocaína" . "Tita le enseño el Che Guevara un par de adornos  y por eso se hizo amigo de Fidel", "Tino se puso a bailar canyengue delante de una "Scola Do samba" en el sambodromo y los hizo ganar"."Tita le encajó un par de tacazos a un ratón mickey borracho que la acosaba creyéndola Tita Merello y cuando le sacaron la mascara vieron que era Walt Disney",  "Tino le presto guita a Troilo para pagar un banquete en el hipódromo", "Tita bailó toda la noche con unos zapatos de hielo porque la pista era resbalosa. Eso si, con plantilla"."Tino y Tita bailaron sobre la cabeza de dos calvos dormidos y lo hicieron tan bien que no se enteraron" "En la casa de Tita y Tino hay un fantasma que les roba los sanguches en la madrugada y dicen que es Gardel".  Innumerables testimonios de quienes los conocieron, aventados acaso por ellos mismos que cimentaron una leyenda de excesos y amistades dudosas. Era usual que Tita se olvidara un álbum de fotos en las milongas donde se los veía al lado de ex-famosos como   Palmiro Caballasca,  Joselito, Yuyu  Da-Silva,  José de Zer o Pierre Perignon.   Era norma corriente que en alguna tanda aburrida ocurriera un "Suceso Bum".  En su búsqueda constante de la notoriedad van añadiendo ladrillos al desvarío creando en redor una especie de ecosistema de la hipérbole como si su sola presencia bastara para idiotizar a gentes de natural comprension y lógico razonamiento que sucumben a los hipnóticos encantos de los BUM. "Tienen una pareja de gatos que bailan pericón, pero si les das anís solo bailan milonga" o "Van por los pueblitos dejados de la mano del tango con una maletita de cartón, enseñando pasos a la siesta con su simpático pregón: Pasitos, cadencia... yuyos para el pecho para disociar, tenga una milonga gustosa señora o un par de zapatos cromos a estrenar". "Tita y Tino robaron el Miró mas grande que existe, solo para bailarle arriba."
Y un dia desaparecieron. Como si el embuste, la patraña, la paparucha y el infundio se los hubieran tragado.  Las hipotesis más diversas dieron pabulo a un sinfin de teorias. Quiza la más descabellada y acorde con un suceso Bum es la asentada en el diario personal  de la ultima persona que los vio, el escribano Garcia Gloto, persona de indudable honorabilidad y probada solvencia como testimoniante - aunque mal bailarín -  un poco antes de su expulsión del honorable colegio de escribanos.
"Me invitaron a su casa a comer un asado.  Habían puesto en el patio de adelante sobre caballetes la puerta de la catedral, con un mantel que me dijeron era una carpa del Circo Tihany. En un costado comentando la ultima moda en Corea del Norte estaban Libertad Lamarque y una rubia que me parece era Marilyn Monroe. Un poco mas allá, en un improvisado ring hecho con mangueras del cuartel de bomberos estaban intercambiando guantazos Bukowsky y el guru Maharishi. Recuerdo que el guru tenia los labios hinchados y aguantaba. El poeta perdió, por insolación. Había un grupito de pibes comiendo pizzetas sobre una mesa improvisada. Luego mirando mejor vi que era Winston Churchill durmiendo la resaca del la milonga anterior. En la piscina había cuatro parejas practicando adornos en la parte playa, al compás de una típica mixta.  Tocaban bien pero no eran muy tangueros. Los arreglos de "El entrerriano" sonaban medio fifi. Le pregunté quienes eran  a Tita, que estaba de entrecasa con un deshabille de  papiros demóticos. Un dosel sostenido por cacatúa la protegía de los rayos del sol. "Ah, esos?, La Tipica Venancio, los vecinos. Iban a venir the Mamas and de Papas, pero les salio un bolito en un cabaret y no van a estar.  Igual a estos los arreglo por el choripan".
Me sirvieron un vinito Romanee-Conti de una damajuana de cristal de Bohemia. Desde la casa y con un taparrabo tipo Tarzan, aparecio Tino. Le quedaba mal. Tenia la manía de no sacarse nunca los tiradores fantasía.  Y eso afectaba al bronceado.  Llevaba  una bandeja de achuras. Me saludo con  mano. Me invito a seguirlo. Fuimos a un pequeño patiecito.  Allí había una plancha cónica, que parecía el techo de un silo y sobre ella, la parrilla y las brasas. Tino camino directamente sobre las ascuas, acomodo los chinchulines y las mollejas, les puso limón y volvió sin que le viera un solo gesto de dolor.  Ves esto? - me dijo - es un desecho de mi ultimo emprendimiento, era el techo de aquello pero no es aerodinámico ".  Me señalo una estructura que identifique como dos cámaras frigorificas soldadas con  machimbre de aluminio y con un revestimiento de adobe, como si un hornero del tamaño de un ave Roc hubiera hecho nido.  Sabes lo que es? -  me pregunto - Se quedo esperando en un silencio en el que solo veía sus ojos. Le confese que no tenia ni idea. "Hay Glotito, estas verde para la telepatia. Pero no importa, te lo voy a explicar. Es la culminacion de un sueño.  Estuvimos trabajando con el que me arregla el coche y el ingeniero Beluchi. Es un "cuhete" espacial casero. Despues del mate y los cañoncitos de crema cuando se vaya la gilada arrancamos la nave y  nos vamos a la luna. Ya les dije a algunos que milonguean bien. Los payasos de adelante los invite solo para despistar. La idea, Glotito, escucha, es montar una colonia milonguera permanente allá para joderle el viaje a los Norteamericanos y a los Rusos. Esta todo pensado Querido.  Vamos a transformar la cara oculta con unos taladros, cinta carrocera, una maquina de calentar comida en el avión, adaptada por un inventor amigo para suministrarnos comida sin fin con los restos y para hacer aquello respirable  para milonguear llevamos cualquier cantidad de malvones y jazmines. Tengo que poner  Si me ayudas a poner todas esas macetas dentro de la nave  te invito.
Queres venir?.
Energicamente,   enojado le dije que no. Incluso le solte "Que te has creido!"
Tino me empezó a mirar con ojos de loco. Parecía estar  punto de saltarme al cogote. Supuse que me estaba puteando telepaticamente.  Se metió en su "cuhete" con la primera de las macetas. Me dirigió una mirada de reproche desde el umbral. Me dijo Traidor.
Literalmente lo mande a la mierda.
Me fui derechito para el patio de adelante y me puse a hablar con uno que decía haber descubierto una alternativa a la teoría de la Relatividad, que cuadraba igual y tenia menos números.
Tenia que haberme ido. Tita me agasajaba con poemas y aceitunas, ignorante del pequeño altercado con su marido. Me senté a la mesa, que se había ido llenando con personajes de la milonga, digo personajes porque me parecían los mas dados a hechos inverosímiles, en el extremo más alejado, al lado de Bukowsky que olia mal, y le estaba haciendo el verso a Marilyn, o su clon.

Me quedé, de tozudo.  Tino me hacia llegar desde  la cabecera bocados especiales. "Este es para vos, Judas. Lo traje especialmente."   Sistematicamente se lo cambiaba al escritor, que ya estaba borracho.  Abuse de la buseca y el tinto comiendo con la mirada baja.
Despues del asado  y mientras Tita contaba como había conocido a Jonh Wayne y bailando lo había pateado reiteradamente por haber contratado a Laurel y Hardy como indios, en vez de proporcionarles un trabajo decente,  enfile para la salida. Pero al pasar por el salón  me entró modorra y decidí buscar un sitio donde no me viera para dormir un rato. Cuando pasaba por la cocina vi la heladera abierta y creí  escuchar "Otra vez de tomate, odio el tomate! ". Me sonaba mas a Corsini que Gardel.
Encontré un cuartito pequeño y me tape con una frazada y uno de los gatos. No olia a anís.
 Me desperté como a las  ocho con la cabeza como un bombo. El tocadiscos no dejaba de repetir "Adiós muchachos" una y otra vez.  Se apagaba el sol. En la pileta de lona había un par de zapatos flotando y sobre la mesa, entre las damajuanas de vino "La Sultana"  algún que otro bizcochito. Me fui al patio de la parrilla. Sobre la chapa acanalada  de uno por uno estaba la parrilla hecha de perchas, y un pedacito de riñon ensartado.
No quedaba nadie.
Mire adonde había esta el cohete. En su lugar vi  una huella como de quemazo y dos marcas de ruedas que parecían de bicicletas.
En un trozo de pizarra solo habia escrito "Croatoan" y "Chau Gil, te lo perdiste"
Volví a casa resacoso y triste.
 Despues, cuando trasmitieron la llegada del Amstrong y Aldrin a la luna, me pareció escuchar como en sordina "La cumparsita de fondo" con los arreglos feos de la "Tipica Venancio.  Incluso me pareció Que los astronautas iban caminando con la cadencia que le ponían Tita y Tito a los tangos.
Me arrepentí un poco.
Pero que quieren. Odio trabajar en domingo.
Y el olor de los malvones".
Un caso extremo. Las hipótesis sobre la desaparición y la enigmática palabra, que coincide con el ultimo mensaje de la colonia perdida de Roanoke no han hecho más que engrandecer la leyenda entre los viejos milongueros, fabuladores y místicos, que andan sueltos por las milongas requiriendo aceptacion o consuelo.
Y siguen añorando los viejos tiempos de mentiras gloriosas mientras se hacen pagar los tragos por los novicios.


No hay comentarios: